Especialistas Laborales: un servicio de la Asociación Nacional de Laboralistas

Un servicio de la Asociación Nacional de Laboralistas - Tel: 91 543 4547

Consultorio Laboral

El contrato a tiempo parcial

Es aquel contrato de trabajo en el que se acuerda la prestación de servicios durante un número de horas al día, a la semana, al mes o al año inferior a la jornada de trabajo de un trabajador a tiempo completo comparable (trabajador a tiempo completo de la misma empresa y centro de trabajo, y que realiza un trabajo idéntico o similar).

Los trabajadores a tiempo parcial no pueden realizar horas extraordinarias, pero sí horas complementarias. El número de horas complementarias no puede superar el 15% de las horas ordinarias de trabajo objeto del contrato.

El contrato de trabajo a tiempo parcial puede ser por tiempo indefinido o de duración determinada, en los supuestos en que legalmente se admita la contratación temporal con carácter general, salvo en el caso contrato para la formación, que siempre deberá ser a jornada completa.

El contrato a tiempo parcial sólo puede tener un origen voluntario para las partes, no pudiendo imponerse al trabajador por parte de la empresa a través de una modificación del contrato en la que se reduzca su jornada.

El contrato de trabajo a tiempo parcial debe consignarse por escrito, en el modelo oficial a disposición en las Oficinas de Empleo. Se debe precisar cuánto tiempo se contrata y cuándo se va a realizar el trabajo. El incumplimiento de las indicadas formalidades y constancias obligatorias, supondrá que el contrato se presuma celebrado a jornada completa, salvo prueba en contrario sobre el carácter parcial de los servicios.

El contrato a tiempo parcial puede concertarse de ese modo desde el inicio de la relación o mediante la conversión de un contrato precedente a tiempo completo. Igualmente el cambio se puede producir en términos inversos, pasando de un contrato a tiempo parcial a uno a jornada completa. No obstante, en todo caso el cambio sólo podrá producirse de forma voluntariamente aceptada por el trabajador. Este cambio no puede imponerse como una modificación sustancial de las condiciones de trabajo, y la negativa del trabajador a aceptar una propuesta empresarial de cambio contractual no podrá conllevar sanción de ningún tipo, despido o efecto perjudicial. Las conversiones que, en su caso, se produzcan, deberán ser objeto de formalización y notificación a las Oficinas de Empleo.

Los trabajadores que hayan sido contratados inicialmente a tiempo parcial y que hayan prestado servicios de ese carácter para la empresa durante tres o más años, tendrán preferencia para ocupar las vacantes a jornada completa que se produzcan en su empresa dentro de su grupo profesional o en categorías equivalentes.

Los trabajadores que hayan convertido su contrato a tiempo completo en uno a tiempo parcial, o viceversa, tendrán preferencia para retornar a su contrato anterior cuando existan vacantes en la empresa de ese carácter dentro de su grupo profesional o en categorías equivalentes.

Este artículo ha sido leído 4.613 veces.

Consulte con un profesional

Le derivamos al mejor profesional especialista en la materia, dentro de su provincia.

Volver al tema Contrato de trabo. Modalidades de contrato de trabajo

Volver al listado de temas del Consultorio Laboral


Diseño por: Template World   |   Modificado por: G.R.I.S. Informática