Especialistas Laborales: un servicio de la Asociación Nacional de Laboralistas

Un servicio de la Asociación Nacional de Laboralistas - Tel: 91 543 4547

Consultorio Laboral

Extinción del contrato de trabajo por mutuo acuerdo

El contrato se podrá extinguir por mutuo acuerdo de las partes (art. 49.1.a] del Estatuto de los Trabajadores). Las partes del contrato de trabajo, igual que pueden dar nacimiento a la relación laboral, la pueden resolver y dar por finalizada, lo que se denomina con más precisión, mutuo disenso, al obedecer generalmente a una ruptura de las partes que les mueve a dar por concluida la relación laboral. Sin duda, la coincidencia o conjunción de voluntades constituye la esencia de esta causa, siendo indiferente si ha mediado propuesta o iniciativa previa de una sola de las partes, luego aceptada por la otra, o si el proceso de formación de voluntades sucedió de otra forma.

Esta causa extintiva opera en el ámbito de todos los tipos de contratos indefinidos o temporales existentes en la relación laboral común y en las relaciones laborales especiales. Además, es precisamente el mutuo acuerdo entre las partes la fórmula que con frecuencia se utiliza para proceder a las llamadas bajas incentivadas o prejubilaciones.

Para la validez de la extinción del contrato por mutuo acuerdo es necesario el libre consentimiento del trabajador, requisito que impide que el trabajador renuncie a sus derechos a la estabilidad en el empleo. En cuanto a la forma, el mutuo disenso puede adoptar forma escrita u oral, como el propio contrato, pero las previsiones del artículo 49.2 del Estatuto de los Trabajadores obligan a documentar la liquidación de deudas, a lo que se añade generalmente alguna mención sobre la extinción del contrato, lo que suele instrumentarse a través del llamado finiquito o recibo de finiquito, que en principio tiene efectos liberatorios.

Los problemas de la válida emisión del consentimiento y la forma pueden ser estudiados, por tanto, en el apartado relativo al finiquito que, no siendo causa extintiva autónoma, puede englobar el mutuo acuerdo.

En cuanto a efectos del mutuo disenso, la Jurisprudencia ha negado que pueda retrotraerse a una fecha anterior al día que se firma, por lo que hasta ese momento existe obligación de cotizar a la Seguridad Social. También son posibles los acuerdos extintivos de eficacia demorada o condicionada a la concurrencia de ciertas circunstancias o realización de ciertas conductas por alguna de las partes, siempre que las mimas sean causas legales.

Cabe también la posibilidad de que en el mutuo acuerdo regule, no ya la extinción en sí misma, sino los efectos de otra causa extintiva típica, aunque por encima de los mínimos legales allí donde existan, la posibilidad de fijar una indemnización superior a la recogida en el Estatuto para el caso de despido siempre y cuando ello haya sido pactado, siguiendo de esta forma la jurisprudencia del Tribunal Supremo, que indica que si en el contrato se pactó una indemnización y el Empresario optara por la no readmisión, la indemnización que debe abonarse es aquélla y no la prevista en el Estatuto, pues la condiciones pactadas en el contrato suscrito son perfectamente válidas y eficaces, lo mismo que puede pactarse en acuerdo coincidente con el momento de extinción.

Este artículo ha sido leído 12.034 veces.

Consulte con un profesional

Le derivamos al mejor profesional especialista en la materia, dentro de su provincia.

Volver al tema Extinción del contrato de trabajo

Volver al listado de temas del Consultorio Laboral


Diseño por: Template World   |   Modificado por: G.R.I.S. Informática