Especialistas Laborales: un servicio de la Asociación Nacional de Laboralistas

Un servicio de la Asociación Nacional de Laboralistas - Tel: 91 543 4547

Consultorio Laboral

Impago de salarios

El Estatuto de los Trabajadores, prevé en su artículo 50, la extinción del contrato de trabajo por voluntad del trabajador con derecho a una indemnización igual a la del despido improcedente, en el caso en que el empresario incumpla gravemente sus obligaciones, como por ejemplo que se produzcan modificaciones substanciales en las condiciones de trabajo que redunden en perjuicio de su formación profesional menoscabo de su dignidad; así como el impago de los salarios al trabajador.

Los requisitos son que medie, por una parte, un incumplimiento del empresario de sus obligaciones contractuales con el trabajador, ya sea de las tipificadas en los dos primeros apartados a) y b) del art.50.1 Estatuto de los Trabajadores, ya sea de cualquier otra obligación contractual distinta, y, por otra parte, la gravedad del incumplimiento justificador de la resolución. No se exige culpa o dolo en el incumplimiento, a diferencia de lo que se requiere para justificar el despido disciplinario.

Será justa causa para que el trabajador pueda solicitar la extinción del contrato la falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado, así lo establece el Estatuto de los Trabajadores. Esta conducta empresarial, constituye un incumplimiento contractual que puede conllevar como consecuencias directas la reclamación judicial de los salarios dejados de percibir, así como la extinción del contrato de trabajo.

El impago debe ser, para poderse instar una resolución contractual por el trabajador, no un mero retraso esporádico, sino un comportamiento continuado y persistente; esto es, que tenga verdadera trascendencia por constituir un incumplimiento grave de las obligaciones contractuales del empresario, en cualquier caso se infringe el ordenamiento laboral y genera el interés de demora específico de las deudas salariales, pero no alcanza la duración y gravedad suficientes para justificar la resolución por voluntad del trabajador.

Expresa, el Tribunal Supremo, que también es un criterio objetivo de retraso continuado, y por tanto se aprecia la causa resolutoria cuando existe una falta de pago puntual del salario, mes a mes, durante aproximadamente un año o los retrasos en el pago de los salarios abarcan el período de casi una anualidad y todavía no se había abonado el salario del mes previo al ejercicio de la acción en su totalidad, aparte de que, en ocasiones, solamente se recibieran cantidades a cuenta.

En la sentencia que dicte el Juez resolviendo la demanda, se resolverá el contrato de trabajo con derecho a la percepción, por el trabajador de una indemnización igual a la prevista para el despido improcedente, es decir, de cuarenta y cinco días de salario por año de servicio.

Este artículo ha sido leído 11.231 veces.

Consulte con un profesional

Le derivamos al mejor profesional especialista en la materia, dentro de su provincia.

Volver al tema Salario

Volver al listado de temas del Consultorio Laboral


Diseño por: Template World   |   Modificado por: G.R.I.S. Informática